Tot el que necessites per anar al teatre

El fin del mundo

El fin del mundo

El fin del mundo està a prop… molt a prop. La companyia Livelai t’ho acosta per divertir-te. Segur que ho aconseguirà!

Una cadena de televisió organitza un concurs que té com a premi final una volta al món… no en 80 dies, sinó en un creuer de luxe. Quan els set guanyadors emprenen la seva partida, una sèrie de circumstàncies fa que s’acabi la civilització, de manera que el vaixell s’enfonsi i només sobrevisquin aquests set concursants i la representant de la cadena de televisió.

Entre tots, convivint en una illa deserta i superant les diferències entre ells, han de garantir la supervivència de la raça humana i restablir la civilització. Un munt de situacions surrealistes, cançons i moltes sorpreses més t’esperen a El fin del mundo!

Fotos

Valoració espectadors
  • Una comedia muy fresca, con un guion tan hilarante como la misma trama invita a suponer. Los personajes tan dispares como entrañables. Es como “la que se avecino” pero en una isla desierta dentro de un reallity, todo mezclado con algunas canciones tan pegadizas que no puedes resistir la tentación de cantar con ellos, el resto hay que verlo. Los actores Amateur, hay que decirlo, no solo lo dan todos, sino que contagian su pasión por las risas y el buen rollo.
    Muy recomendable para pasar un buen rato con los amigos y que mejor que con una cervecita bien fresca del bar.

    28/06/2017
  • Hebert Parodi

    Pues lo peor del año. Los participantes de un reality se ven atrapados en una isla como únicos supervivinetes del fin del mundo. Humor simplón (la cadena de telebasura se llama… “Antena 5” (la risión, vamos), despropósitos (“Un pasito p’alante, María” como momento psicodélico), falta de dirección, interpretaciones justísimas, cantantes que ni eso…
    No hay que confundir la ilusión de los que salen a escena (y el valor de hacerlo) conque todo vale. No vale no avisar de que es una función amateur (quiero creer que era el caso, que sino, mucho peor) a precio de función estandar en ese escenario. No vale presentar algo a lo que se nota que le falta rodaje. No vale, pues, ocupar el tiempo y escena que podrína disfrutar propuestas más trabajadas, con lo que caro que les resulta a tantas compaías encontrar una sala en BCN.
    No tiene nada que ver con ser más o menos amateur. Ya voy a ver propuestas que lo son, y presentaciones de final de curso y de talleres de escuelas escénicas. Y siempre, en estas propuestas, veo mucha más profesionalidad y respeto por lo que hacen y por los espectadores que en esta ocasión. Si se equivocan, les molesta, por ejemplo. Una cosa es disfrutar mientras actúas, que debe ser un gozo, y otra es que parezca un número de fiesta de navidad de empresa donde lo que prima es el cachondeo de los que se han subido a la barra a bailar mientras los demás les jalean.

    12/06/2017